Select Page

La Estambrera reactiva su plan en Alcoy con tres nuevas promociones.

La empresa La Nueva Estambrera S.L presentó este jueves en la Cámara de Comercio de Alcoy el proyecto con el que pretende dar continuidad a su plan urbanístico iniciado en 2009 y que supone -al mismo tiempo- la reactivación de la construcción en este municipio alicantino.

 

Y es que la propuesta cuenta con la primera licencia concedida por parte del consistorio desde 2011, que permitirá levantar 64 viviendas distribuidas en tres promociones diferenciadas: La Nueva Estambrera (una finca de ocho alturas ubicada frente a las antiguas murallas y junto a los dos inmuebles de la primera fase); La Estambrera Joven (se edificará un inmueble de cuatro alturas, con precios más asequibles) y La Estambrera Histórica (con apartamentos tipo loft).

Estos dos últimos recaerán en la calle Balmes y en particular los de La Estambrera Histórica estarán ubicados en el edificio que fue sede de Manufacturas de Estambre, que además será entrada y paso a las zonas comunes, pues los nuevos inmuebles conectarán entre sí.

La presentación del proyecto contó este jueves con la presencia del arquitecto y catedrático Ignacio Vicens, madrileño de nacimiento pero muy vinculado a Alcoy. De hecho, el acto se llevó a cabo en la sede cameral, en la antigua Banca Vicens, que perteneció a su familia.

La primera fase de este plan urbanístico estuvo marcada por la polémica y acabó con la suspensión de la licencia por parte del TSJCV una vez terminada la obra y estando ya habitados los dos edificios. La suspensión estuvo motivada por un contencioso interpuesto por Esquerra Unida, debido a que los bloques están construidos a escasos metros del Puente de San Jorge, elemento que forma parte del conjunto del centro histórico, declarado Bien de Interés Cultural.

Zanjó el asunto en 2013 una resolución de la Conselleria de Cultura que amparaba esos inmuebles al considerar que el puente de San Jorge en sí no es un BIC a proteger y que no incumplían ningún perímetro de protección

Como consecuencia de esta «judicialización» -apuntan fuentes cercanas a la promotora- que coincidió con el inicio de la crisis económica y con el freno del ladrillo, la empresa decidió paralizar el proyecto, que ahora resurge «debido al interés existente por nuevas propuestas en un territorio tan constreñido para el crecimiento urbanístico como Alcoy», añaden las mismas fuentes.

La promotora, de hecho, contaba con una licencia concedida en mayo de 2011 por el anterior gobierno muncipal, del Partido Popular, que firmó permiso para edificar 23 viviendas junto a las ya existentes a pocos días de abandonar la alcaldía, tras perder las elecciones. Esta seguía viva porque, al poco tiempo, el ayuntamiento aprobó una prórroga automática de las licencias con el fin de incentivar la construcción en la ciudad y que se pudieran retomar los proyectos paralizados por la crisis.

Este año la empresa presentó el proyecto para la segunda fase a los técnicos municipales, que dieron su visto bueno en noviembre. Una vez finalizada esta fase, quedaría una tercera y última para completar el proyecto. Esta consistiría en la edificación de otro inmueble perteneciente a la promoción La Estambrera Joven y otro bloque gemelo al que ahora se levantará dentro de la promoción La Nueva Estambrera.

 

EL MUNDO